Photo by Olivia Bauso on Unsplash
Matrimonio

Las bodas en el 2020

Uno de los sectores de la economía más afectado por la pandemia de coronavirus ha sido el de las bodas, pues estos eventos han tenido que ser cancelados o aplazados en su totalidad. Nuestro CEO, Alfredo Restrepo, habló con Mónica Restrepo de Toda Mi Boda sobre cuál es el panorama de las bodas en el 2020 y los retos y expectativas para el segundo semestre.

Bodas: quietas y a la expectativa

Desde que se declaró la cuarentena obligatoria y el cierre de fronteras del país, la industria tuvo un fuerte frenón pues todos los eventos programados para el primer semestre debieron ser cancelados o reprogramados, luego de que el 2020 había comenzado muy movido y se proyectaba un buen año.

Es difícil saber con exactitud cuándo se podrán volver a realizar eventos, así que esta industria ha vivido unos meses de incertidumbre y expectativa a la espera de que el gobierno vuelva a permitir este tipo de actividades pues, antes de que esto suceda, es poco lo que se puede hacer.

Y aun cuando se dé la apertura y se le permita a la gente volver a reunirse, tendrá que hacerse bajo estrictos protocolos de bioseguridad y con aforo de pocas personas. Por eso la industria tendrá que transformarse para adaptarse a las nuevas condiciones y poder operar.

Cambios y retos

Gracias a los protocolos se va a regresar a una relativa normalidad y es primordial que todas las empresas del sector los implementen, ese es el primer paso para poder volver a operar.

Esta situación es como un nuevo inicio, donde el sector tiene que empezar casi desde cero, pues los matrimonios tal y como los conocemos hasta ahora van a tener que repensarse y transformarse.

A partir de la apertura, estos eventos serán más pequeños e íntimos. Esto es una oportunidad para diseñar mejor cada detalle, brindar una atención mejor y más personalizada a cada invitado, los novios tendrán la posibilidad de ser mejores anfitriones y los eventos podrán ser más finos y sofisticados.

Desde el inicio del año se ha venido trabajando en una transformación en el sector de las bodas para hacerlo más sostenible. Lo que se quiere lograr es que las empresas tomen consciencia del impacto social y medioambiental que se genera en eventos como los matrimonios, y adopten procesos de producción y modelos de atención sostenibles.

Se pensaba que esto iba a ser un proceso lento, pero la crisis ha hecho que se vuelva una prioridad y se aceleren los cambios; ese es el futuro de la industria.

La virtualidad

Hay muchos procesos de venta y prestación de servicios que necesariamente van a tener que migrar a las plataformas virtuales. Incluso los matrimonios virtuales están comenzando a ser tendencia; en Nueva York, por ejemplo, ya son legales.

Respondiendo a esta necesidad, en la Joyería Intercontinental ofrecemos a nuestros clientes que quieren casarse todo nuestro portafolio de anillos de compromiso y argollas que puede comprarse de forma online en nuestra página web, y también les brindamos la opción de tener citas de diseño personalizado de anillos con nuestros asesores y diseñadores.

Por ahora y hasta que sea seguro para nuestros clientes y empleados, la experiencia de Momentos de Amor está suspendida, pero estamos a la expectativa de que podamos retomarla muy pronto.

En el caso de Toda Mi Boda, su página web es una plataforma en la que las parejas pueden encontrar proveedores para todos los servicios requeridos en su boda. Además, están trabajando fuertemente para migrar algunas de sus charlas y convenciones a formatos digitales.

¿Qué pasará con las bodas programadas para este año?

En China, luego de que se levantara la cuarentena, las bodas incrementaron en un 300%, las parejas han salido de la crisis con ganas de formalizarse. Además, las tasas de compromiso no han variado durante la cuarentena, las parejas no han esperado a que esto pase sino que lo han hecho aún en este tiempo.

Entonces no hay que angustiarse, eventualmente todo pasará. No perderán las inversiones que han hecho, pero deben prepararse para hacer modificaciones.

Por ahora se recomienda reprogramar las bodas que tenían fecha en junio, julio o agosto.

Si la fecha es después y la boda cuenta con invitados que viven en la misma ciudad, se recomienda dejarla quieta y seguir programándola, pero si tiene invitados que deben viajar desde otras ciudades o desde el extranjero, se debe tener mayor cuidado porque el transporte estará muy restringido durante más tiempo.

¿Estás buscando anillos de compromiso o argollas de matrimonio?
¿Quieres un diseño personalizado para tu anillo de compromiso o argollas de matrimonio?

Related Posts